EL QUIJOTE 2010 - POR LA PATRIA - NOTICIAS - VIDEOS - PPS
  Economía
 

3 de Septiembre de 2012
Diván Político
J. Benegas y R. Cachanosky
"Los jubilados mantienen a todos los ricos delincuentes a través de Hollywood K"
No se puede entender como el gobierno pretende, con la plata de los jubilados,
hacer un Hollywood nacional. Un Diván Político imperdible.
El Disneylandia de Perón renace en el Hollywood de Crisitina Fernandez de Kirchner.
PARA ESCUCHAR: PISAR SOBRE EL CUADRO DE DIALOGO

http://www.economiaparatodos.com.ar/UserFiles/divan(1).jpg
Al inicio de la semana 
Roberto Cachanosky
¿Reforma Constitucional para violar los derechos individuales?
http://www.economiaparatodos.com.ar/UserFiles/ROBERTO%204.jpg
Las ideas de una re-relección de Cristina Fernández de Kirchner que comienzan a instalarse en la opinión pública no sólo demuestran que el kirchnerismo carece de sucesores potables, sino también el desprecio que sienten por la calidad institucional y la república.
Cada vez queda más en evidencia que el cristinismo, disfrazado de progresismo, intenta imponer en el país un sistema autoritario. Dicho en castellano básico, al cristinismo le gusta la plata más que el dulce de leche.
La mayoría de ellos con departamentos en Puerto Madero, dueños de complejos hoteleros, propiedades en Punta del Este, crecimientos patrimoniales declarados que ningún común mortal de Argentina podría pasar tan fácilmente por la AFIP sin ser revisado de punta a punta e infinidad de otros datos más, constituyen el universo de una corriente política que despotrica contra el egoísmo de los que quieren ganar mucho y se compadecen de los pobres desde las alturas de sus fortunas amasadas con tasas de rentabilidad envidiables.
La estrategia es presentarse como los progresistas que están defendiendo a los pobres mientras ellos acumulan aumentos patrimoniales que ni siquiera pueden justificarse. Su fuerza de choque fue cambiando. Primero era D’Elía y Moyano, entre otros, ahora es el Vatayón Militante disfrazado de un grupo de condenados por diferentes delitos que salen de las cárceles para hacer actividades culturales, mientras que los soldados de La Cámpora, a los que también les gusta la plata más que el dulce, se están encargando de destruir sistemáticamente la economía del país desde puestos públicos bien rentados.
[ Audio: Carlota Jackisch: “Si ella no se queda, todo esto muere” ]
Cada vez más aceleradamente nos dicen qué podemos comprar, qué moneda tenemos que usar, dónde tenemos que veranear, qué tenemos que producir y, dentro de muy poco qué podemos decir y qué no podemos decir. Todo ello en nombre de la inclusión social y la “democracia”.
Con la hipocresía que caracteriza a los regímenes autoritarios, dicen hacerlo en nombre de la inclusión social, la defensa de los puestos de trabajo y de la producción nacional, pero al final del camino se ve claramente el objetivo: un país dividido en dos grandes castas. Por un lado ellos disfrutando de grandes patrimonios y un buen nivel de vida. Por el otro, el resto de la población que seremos el lumpen sometidos al peso del monopolio de la fuerza del Estado. Una especie de siervos de la gleba que tendremos que trabajar para sostener a los que detentan ilegítimamente el poder y a los que disfrutan de los mal llamados planes sociales que viven a costa de nuestro trabajo.
Pero uno de los pasos previos es dividir a la sociedad. Tratar de convencer a los pobres que son pobres porque otros son ricos. En rigor algo de razón tienen, porque mientras ellos y los beneficiarios del modelo acumulan fortunas, el resto de la población se va empobreciendo. Los pobres son pobres porque quienes usan el poder a su antojo, engrosan sus patrimonios, y no justamente por ser empresarios emprendedores que se ganaron el favor del consumidor. Retener el poder es algo más que controlar el monopolio de la fuerza para violar los derechos de terceros, sino que también es un NEGOCIO. El ejercicio de la función pública ha dejado de ser un honor que le confiere la sociedad a una persona para que, por un tiempo, administre la cosa pública, para mutar en un negocio personal.
[ Nota relacionada: ¿Qué pasa cuando en nombre de la patria se violan derechos? ]
Otra forma de enfrentar o dividir a la población consiste en hacer un discurso tratando de estimular el resentimiento entre los diferentes sectores de la sociedad. Decir que la culpa de la inflación es de los empresarios que aumentan los precios, mientras el BCRA destruye el poder adquisitivo de la moneda a marcha forzada es una de las estrategias.
El responsable de la destrucción del sector energético fue Repsol y el modelo de los 90, nunca las barbaridades que ellos hicieron en este rubro. Es decir, a medida que el país va cayéndose a pedazos en su infraestructura, señalan un nuevo e inventado culpable y enemigo público al cual hay que castigar.
El escrache público que Cristina Fernández le hizo al dueño de una inmobiliaria por decir que había muy poca actividad, denunciándolo públicamente por no presentar una declaración jurada de ganancias, fue un claro mensaje mafioso. Acá nadie se queja porque el monopolio de la fuerza lo tengo yo y, simulando cumplir con las funciones de administración, aplicó el monopolio de la fuerza para intimidar a los que piensan diferente. El debate dejó de ser si la actividad inmobiliaria disminuía, sino el uso de los organismos del Estado para intimidar a los que dicen algo que moleste al gobierno.
Cuando el Ejecutivo interviene una empresa como Cicccone, a la cual no voy a defender, está violando el estado de derecho porque solo se puede intervenir la propiedad privada con una orden judicial. Esta gente le pasó por encima al orden jurídico vigente diciendo: ¿saben qué? ¿Ahora que me alcé con el monopolio de la fuerza hago lo que se me da la gana? Y cualquiera que ose levantarse contra una creciente tiranía pasa a ser un golpista destituyente. Un operador de intereses ocultos. Un mercenario al servicio de intereses extranjeros y de los fondos buitres.
[ Video: Felipe Noguera: “El kirchnerismo opera con otros límites: hay que prepararse para lo impensado” ]
En este contexto, la reforma de la Constitución es el último paso para justificar jurídicamente el avasallamiento de las libertades individuales y pavimentar el camino para que el uso del monopolio de la fuerza del Estado pueda ser usado “constitucionalmente” contra los ciudadanos. Como lo escribí en otra nota: la idea es transformar los derechos de los habitantes en delitos, y el abuso en el uso del poder en un derecho de los gobernantes.
De alguna manera esto ya ocurre, porque si se aplicara la Constitución vigente, el abuso del poder que ejerce el gobierno y las violaciones al orden jurídico vigente, tendrían que ser sancionadas. En los hechos ya hemos perdido la democracia republicana y estamos en transición hacia una tiranía “constitucional”. Poner por escrito lo que hoy se hace, en forma de ley sería el objetivo último de esta movida para reformar la Constitución. Poner por escrito que el Estado puede violar los derechos de los habitantes en nombre de la “democracia”. Bastardear la palabra democracia para transformarla en tiranía. ¿Acaso la ex Alemania oriental no se llamaba República Democrática Alemana? En nombre de la democracia se la destruye.
¿Hasta dónde podrán avanzar en este proyecto? Solo Dios lo sabe. Sabemos que el gobierno actual no respeta las normas vigentes y traspasa todos los límites del Estado de derecho. Ir por más no es otra cosa que, como decía antes, eliminar el límite al poder del gobierno dejando a los ciudadanos sin derechos y sometidos “constitucionalmente” a los caprichos del gobierno de turno.
Lo que no sabemos es qué aval le otorgará la mayoría de la sociedad a este proyecto de una constitución autocrática. Si hoy mucha gente tiene miedo de hablar, mañana tendrá pánico hasta de respirar sin el permiso del burócrata de turno.
[ Nota relacionada: Derechos individuales transformados en delito por el Gobierno ]
La otra pregunta es: ¿puede una mayoría apoyar electoralmente el establecimiento de un gobierno autoritario violando los derechos de terceros? Sí puede hacerlo, pero eso no es una democracia, porque una democracia no significa someter los derechos de la gente en cada elección, sino elegir pacíficamente quienes serán los responsables, transitoriamente, de administrar la cosa pública. Cualquier otra cosa que no tenga que ver con este principio no es democracia. Inventemos otra palabra, pero no bastardemos la palabra democracia.
Las ideas de re-relección de CFK que andan circulando por ahí, afirmando que el modelo necesita de su liderazgo, muestran que el kirchnerismo o cristinismo, no solo no tiene sucesores potables para ganar una elección, sino que, además, para ellos no es la calidad institucional la que construye un país, sino que creen en el liderazgo de una sola persona para que el país pueda crecer, según ellos. No son personas diferentes que, dentro de un marco institucional previsible, van alternándose en la administración de la cosa pública, sino que aquí hace falta un Fidel, un Stalin o un Hitler que, con el todo el poder del Estado, infunda el suficiente miedo y terror en la población para quebrar cualquier resistencia al autoritarismo que luchará contra el inventado enemigo de turno. El ciudadano tiene que vivir aterrorizado del poder del Estado todo poderoso, sometiéndolo a los dictados del mandamás so pena de ser tildado de colaborador de los “intereses ocultos que conspiran contra la patria”.
Puede ser que, finalmente, el oficialismo gane su pulseada en la reforma constitucional y se establezca un régimen “constitucionalmente” autoritario. Pero que ese régimen, salga de maniobras políticas poco transparentes o de una mayoría circunstancial, no impide que el sistema termine siendo un autoritarismo absoluto. En definitiva, que el autoritarismo se establezca con los tanques o con los votos es indiferente. Igual sigue siendo autoritarismo, porque ninguna mayoría circunstancial puede arrogarse el derecho de establecer un régimen que viole los derechos de terceros. El derecho a la vida, la libertad y la propiedad están por encima de cualquier gobierno o mayoría circunstancial, porque esos derechos son previos a la existencia del Estado y de cualquier gobierno. Por lo tanto, someter esos derechos a una votación es un intento de violación de los derechos humanos tratando de darle un aspecto jurídico a lo que en cualquier parte del mundo se llama dictadura.

26 de Agosto de 2012
Diván Político 
J. Benegas y R. Cachanosky
"Estaría bueno que levanten las barreras para conocer sus verdaderos patrimonios."
http://www.economiaparatodos.com.ar/UserFiles/divan_p_19072012.jpg

Al inicio de la semana
Roberto Cachanosky
¿Se nos cayó el mundo encima o el modelo se cayó del mundo?

Si bien la economía mundial no atraviesa su mejor momento, tampoco atraviesa una depresión ni ha dejado de crecer. Los datos concretos que demuestran que el Gobierno disfraza la realidad para justificar sus desastres locales.
El relato oficial dice que la economía argentina resiste bien la crisis mundial y, para agregarle más dramatismo a lo que soporta el modelo, señalan que el mundo se nos cayó encima.
La realidad es que la economía mundial está en problemas y ha desacelerado su crecimiento, pero lejos está de haber caído a los niveles del 2009 y, por supuesto, mucho más lejos de una crisis como la de 1929.
Algunos datos. En 2009, el PBI mundial cayó el 0,6%, mientras que este año crecería un 2% o tal vez algo más. La Eurozona, cayó en el 2009 el 4,3% y este año su PBI bajaría el 0,5%. Estados Unidos tuvo una caída del PBI del 3,5% en el 2009 y este año crecería el 2%. China que en el 2009 tuvo un aumento del 9% de PBI, este año crecería un 7,5%. Ante de continuar quiero aclarar que tomo como referencia para este año los datos que publica The Economist sobre la evolución de las economías con números parciales de este 2012. ¿Qué sucedió con Brasil en el 2009? Su PBI disminuyó el 0,33% y este año estaría creciendo el 0,8%.
[ Nota relacionada: Milton Friedman en el siglo XXI: ¿qué nos diría sobre la crisis actual? ]
Si tomamos países como Australia, Nueva Zelanda, Colombia, Chile, Perú o México vemos que todos van a crecer a tasas razonables (más del 2% y hasta el 5%).
La soja, que durante 2009 osciló entre 300 y 400 dólares la tonelada, ahora está por arriba de los 600 dólares. Las tasas de interés en el exterior están tan bajas como en 2009, o incluso más.
Estos datos muestran que, si bien países como Grecia y España pasan por serios problemas, es un disparate decir que el mundo se nos cayó encima. No hay ningún indicador que hoy muestre un derrumbe de la actividad económica mundial al estilo depresión.
[ Nota relacionada: España, ¿crisis o fracaso? ]
Por lo tanto, la realidad es que el mundo no se nos cayó encima como reza el relato oficial para sacarse de encima la responsabilidad de los desastres que hacen aquí en materia de política económica, sino que el modelo se cayó del mundo que es algo muy diferente. El mundo crece menos que en los años dorados del kirchnerismo, pero ni por casualidad pasa, por lo menos por ahora, por la situación del 2009. Crece menos, pero no es que está en una depresión que explica la caída en el nivel de actividad económica interno.
Lo que sí podría afirmar el relato oficial es que el viento de cola ya no es el de los años anteriores y, por lo tanto, hay menos plata para hacer populismo.
[ Nota relacionada: Por qué el modelo K está agotado ]
¿Y por qué cae entonces el nivel de actividad económica interno? En primer lugar porque este populismo ha llegado a niveles infinanciables. Necesitaría que el mundo crezca al 5 o 6 por ciento anual y la soja llegara a los U$S 700 la tonelada para poder seguir teniendo caja.
Las razones del menor nivel de actividad son tres. En primer lugar hay serios problemas de exportación, no tanto por el menor crecimiento del mundo, sino por la caída del tipo de cambio real, al dejar quieto el tipo de cambio y tener una creciente tasa de inflación Argentina ha vuelto a ser cara en dólares y eso complica varios sectores industriales y, sobre todo, las economías regionales. Obviamente que la solución no pasa por una devaluación del peso, sino por darle competitividad a la economía con reformas estructurales. Pero como las reformas estructurales son una mala palabra para el modelo k, dentro de la lógica del “modelo” lo único que los puede salvar por el lado de las exportaciones es una devaluación para esconder, detrás de un tipo de cambio más alto, las ineficiencias estructurales de la economía argentina. Claro que una devaluación del peso implicaría una fuerte corrección de precios relativos, con caída del salario real y eventual corrida financiera. El Gobierno está entrampado en el tema cambiario igual que en la convertibilidad.
[ Nota relacionada: ¿Explota el modelo? ]
En segundo lugar, la inversión brilla por su ausencia, dadas las arbitrariedades del Gobierno en lo que hace al respeto por los derechos de propiedad y a las ilógicas reglas de juego que impone. El Gobierno no solo prohíbe el giro de utilidades al exterior, sino que, además, ha impuesto el “EXPRÓPIESE”, sin ley ni indemnización previa, llegando al punto de intervenir empresas privadas sin orden judicial, algo que está prohibido por la Constitución y es contrario a la lógica de cualquier país que se precie de ser republicano.
En tercer lugar, el consumo baja por efecto de la inflación y la menor demanda laboral, menos horas extras y turnos. La gente, ante la incertidumbre sobre el futuro que puede tener en su trabajo, se mide más en el consumo.
El modelo siempre se basó en impulsar el consumo sin considerar la inversión como paso previo a los aumentos de salarios y el mayor consumo posterior. No siguió la secuencia lógica de cualquier manual de economía, sino que lanzó una política de consumo artificial basada en distorsión de precios relativos que ya no puede mantener (tipo de cambio y tarifas de los servicios públicos), más gasto estatal que hoy genera déficit y necesidad de financiarlo con emisión monetaria y consumo de stock de capital (ahorros en las AFJP, sistema energético, infraestructura, stock ganadero, etc.).
[ Nota relacionada: Lo que el Gobierno ve y lo que no ve ]
Hoy, el Gobierno se encuentra con que el famoso modelo ya no tiene como en el pasado flujos de ingresos para gastar y stock para dilapidar. Los stocks que quedan para confiscarse y continuar impulsando el consumo son muy pocos y los que quedan son riesgosos de meterse con ellos. Por otro lado, los flujos que generaban la santa soja, más el mundo que crecía a tasas que eran el doble de las actuales ya no están, por lo tanto se quedaron sin recursos para financiar el consumo artificial.
Por eso, insisto, el dilema del Gobierno no es que se le cayó el mundo encima, sino que el modelo se cayó del mundo como era de esperar, porque el populismo solo es financiable mientras haya recursos. Es más, el populismo que pudo aplicar el Gobierno todos estos años en buena medida se basó en las artificiales bajas de la tasa de interés en el exterior, pero esas bajas tasas ya no alcanzan para reanimar la economía mundial, por lo tanto lo que queda es el autoritarismo creciente para intimidar a la gente y no lograr el apoyo de la gente por el auge artificial del consumo, sino por el miedo.


Publicada 20/08/2012
Diván Político / J. Benegas y R. Cachanosky
http://www.economiaparatodos.com.ar/UserFiles/divan_imagen.jpg
La gente en Cuba se tira al mar en medio de tiburones
para ir a caer a los mercados que "no se preocupan" por la pobreza


Al inicio de la semana
Roberto Cachanosky
Marcó del Pont: a favor del Gobierno, en contra de los argentinos

La presidente del Banco Central defendió, en un discurso, el vaciamiento de la institución cuyo fin es defender el valor de la moneda nacional y mantener la estabilidad de precios.
Realmente delirantes y preocupantes son las afirmaciones que realizó la semana pasada Mercedes Marcó del Pont, titular del Banco Central, al justificar el uso de reservas para pagar deuda. Lo que, puesto en otras palabras, significa hacer una defensa del vaciamiento de la institución que preside.
Veamos algunos párrafos de su discurso en el Congreso Anual de la Asociación de Economía para el Desarrollo de la Argentina (AEDA), en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA), para vislumbrar lo que viene.
[ Nota relacionada: Intervención de Ciccone: ¿desde cuándo el peso es moneda? ]
Dijo la presidente del BCRA: “Esta política de usar reservas para pagar deuda no ha afectado el balance del Central”. Evidentemente Marcó del Pont parece no distinguir entre valor contable y valor de mercado. ¿Por qué digo que no distingue entre ambos conceptos? Porque el BCRA entregó reservas al Tesoro para pagar la deuda que éste no podía afrontar con recursos propios. A cambio de las reservas, el Tesoro le entregó al Central letras intransferibles que vencen entre el 2016 y el 2022. ¿Cuánto tiene en el activo de esas letras según el último balance del BCRA al 7 de agosto pasado? $ 147.347 millones, algo así como uno U$S 32.074 millones al tipo de cambio oficial. Es decir, aproximadamente el equivalente al 71% de las reservas que declara.
Ahora bien, al ser letras intransferibles quiere decir que no se pueden vender, por lo tanto su valor de mercado es igual a cero. Por eso decía antes, una cosa es el valor contable, el numerito que ponen en el BCRA en el balance por estos bonos, y otra muy diferente el valor que tienen en el mercado que, por obvias razones, es algún valor cercano a cero. Si el patrimonio neto que declara el Central a esa fecha era de $ 50.380 millones, pero del activo hay que restarle esos bonos que no tienen valor de mercado, el patrimonio neto del BCRA pasa a ser negativo en $ casi $ 97.000 millones. Y peor se pone la cosa si también le restamos del activo los $ 84.530 millones de emisión monetaria para financiar al tesoro que se contabilizan como Adelantos Transitorios, porque no tienen nada de adelantos ni de transitorios ya que el tesoro nunca le devuelve la plata ni está en condiciones de devolverla. Por el contrario cada vez le pide al Central que emita más moneda para cubrir el rojo fiscal. Haciendo bien las cuentas, el patrimonio neto del BCRA llegaba al 7 de agosto a $ 181.530 millones.
De manera que la primera burrada es decir que no se afectó el patrimonio del BCRA, al no distinguir entre valor contable y valor de mercado. Si se hace la distinción, se advierte fácilmente que lo que el Central tiene en el activo es un valor contable, pero con cero valor de mercado.
[ Nota relacionada: La falacia del récord de reservas del Banco Central ]
Segundo delirio económico de Marcó del Pont en su discurso: “Se han pagado 32.000 millones de dólares a organismos y acreedores privados desde mayo del 2003 a la fecha y sin embargo el Banco Central mantuvo la capacidad de maniobra para hacer política monetaria de manera eficiente”. Bueno, emitir al 36% anual no es tener gran capacidad de maniobra para hacer política monetaria de manera eficiente. Más bien es destruir el peso, aunque ya sabemos que ellos niegan que haya inflación.
Pero si tanta maniobra tenía para hacer política monetaria, ¿por qué tuvieron que prohibir la compra de dólares, el giro de utilidades y dividendos, frenar las importaciones, etc.? La respuesta es elemental: la gente huye del peso porque se deprecia, a pesar de que ella diga que hacen una política monetaria eficiente, y compra dólares. Por lo tanto, no hubo tal cosa como una política monetaria eficiente, sino un incentivo a la fuga de capitales.
Además deterioraron de tal manera el tipo de cambio real que impacta en el comercio exterior al punto que las economías regionales están más que complicadas. Para decirlo de otra forma, el Gobierno adoptó una política similar a la de la tablita cambiaria de Martínez de Hoz, es decir, el dólar aumenta menos que la inflación, con lo cual se deteriora el tipo de cambio real y afecta el sector externo al punto que, como decía antes, el dólar de 4,50 es un dólar virtual porque solo puede usarse para ciertos casos de comercio exterior, pero para el común de la gente ese dólar no está disponible. Ergo, los U$S 32.000 millones que se usaron para pagar deuda dejaron tan debilitado al BCRA que como no puede enfrentar una corrida cambiaria recurre al expediente de prohibir que la gente compre dólares para ahorrar, viajar, hacer turismo, pagar utilidades, etc. Hasta se metieron con los pobres jubilados que reciben su pago del exterior porque les liquidan en pesos los euros que le remiten y al tipo de cambio oficial. Es decir, estafan hasta a los pobres jubilados.
[ Nota relacionada: ¿Por qué es importante la Carta Orgánica del Banco Central? ]
En otro párrafo que tiene que ver justamente con esta violación al derecho de la gente de comprar dólares con el fruto de su trabajo, Marcó del Pont sostuvo: “En los últimos nueve años se generó un marco de condiciones que eliminó uno de los problemas históricos y estructurales, las restricciones de la economía externa”. Esta frase, que se asemeja al listado de frases cohete que he tratado en otra oportunidad, tiene un leve problema: las restricciones de la economía externa no se eliminaron, sino que se barrieron debajo de la alfombra prohibiendo la compra de dólares, porque la fuga de 25.000 millones de dólares anuales tumbaba al Banco Central con una facilidad impresionante. La forma en que se “eliminó” la restricción externa que defiende Marcó del Pont es como si hubiese dicho que se solucionó el problema previsional porque el Gobierno decidió matar al 70% de los jubilados para pagar menos jubilaciones. Obvio que violando derechos se “eliminan” problemas, pero también se elimina la libertad.
[ Nota relacionada: Carta orgánica del BCRA para hacer barras de hielo ]
Sobre el endeudamiento del Tesoro con el BCRA dijo: “Eso es cierto. Pero es más saludable que se endeude con el Banco Central que con los mercados”. Por empezar, si Marcó del Pont estudió economía tendría que saber que no son los mercados, es el mercado, en singular, porque el mercado, que no es un lugar físico, es un proceso que conecta a todos los sectores de la economía (financiero, real, etcétera).
Formulada esta primera aclaración correspondiente a Introducción a la Economía, vamos al punto: ¿por qué más saludable endeudarse con el Central que con el mercado? ¿Acaso el Central no piensa cobrarle la deuda al tesoro?
Marcó del Pont no advierte que al debilitar al BCRA en su patrimonio, una corrida cambiaria puede derivar en una corrida financiera, esto es: gente retirando sus depósitos de los bancos. Esa corrida seguramente se traducirá en emisión monetaria para otorgarles redescuentos a las entidades financieras para hacer frente a los pagos en ventanilla, lo que generará más inflación e impulsará la suba del tipo de cambio. Es decir, que el Gobierno se endeude en pesos o en dólares no evita que el ajuste recaiga sobre el sector privado vía caída del salario real por una llamarada inflacionaria y una devaluación.
[ Nota relacionada: A diez años del corralito y sus circunstancias ]
En definitiva, a partir de sus declaraciones queda claro que Marcó del Pont, fiel soldado kirchnerista, parece estar dispuesta a vaciar el BCRA y dejarlo agonizando para sostener al Gobierno en sus aventuras populistas y de poder hegemónico, en lugar de cumplir con su función que consiste en defender el valor de la moneda para que la población viva con el beneficio de no tener inflación.
Como resultado de ese comportamiento lo único que podemos esperar es más inflación con recesión, más pobreza, desocupación e indigencia, porque un país sin moneda es un país que rompió sus vías de comunicación, siendo que la moneda es una suerte de autopista que permite agilizar las transacciones y operar en el largo plazo.
Bien, Marcó del Pont está dinamitando esa autopista que facilita las transacciones en nombre del modelo Nac&Pop.


 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=